El pasado lunes tuve la ocasión de probar la nueva Olympus, la OM-D E-M5. dejando de lado tantas letras me ha dejado la misma sensación que cuando use por primera vez la Nikon FM-2. La combinación de cuerpo y objetivo funciona a la perfección y aunque puede que otras cámaras obtengan más calidad en las imagenes, la manejabilidad y sencillez de la primera OM-D es casi perfecta. El análisis más completo en clipset, como siempre.

No Comments

Leave a Reply